ASTRONAÚTICA (Inicio)

Proyecto Mercury
Programa Géminis
Programa Apolo
Enterprise
Columbia
Challenger
Atlantis
   Atlantis I
   Atlantis II
   Atlantis III
   Atlantis IV
   Atlantis V
   Atlantis VI
   Atlantis VII
   Atlantis VIII
   Atlantis IX
   Atlantis X
   Atlantis XI
   Atlantis XII
   Atlantis XIII
   Atlantis XIV
   Atlantis XV
   Atlantis XVI
   Atlantis XVII
   Atlantis XVIII
   Atlantis XIX
   Atlantis XX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
   Atlantis XXIII
   Atlantis XXIV
   Atlantis XXV
   Atlantis XXVI
   Atlantis XXVII
   Atlantis XXVIII
   Atlantis XXIX
   Atlantis XXX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
Discovery
Endeavour
Estación Espacial Mir
Estación Espacial ISS
Programa Ariane
Tecnología STS
¿Donde está la ISS?
Viaje a Marte
Motores Iónicos

 

@José Miguel Esteban

PROGRAMA SHUTTLE ATLANTIS (20) STS-86


Tripulantes: James D. Wetherbee (4) – Michael J. Bloomfield (1) – Vladimar G. Titov (5) – Scott E. Parazynski (2) – Jean Loup J.M. Chretien (3) – Wendy B. Lawrence (2) – David A. Wolf (2)

Duración de la misión: del 25 de Septiembre al 6 de Octubre 1997

 

 

Objetivo de la misión: Septimo acoplamiento Shuttle-Mir.

La Mir y el Atlantis se acoplaron en el espacio a tres centímetros por segundo.
El transbordador norteamericano Atlantis, con siete tripulantes a bordo, y la estación orbital rusa Mir se acoplaron ayer día 28 a las 9 horas y 58 minutos de la noche (hora peninsular), en una maniobra delicada no sólo por la dificultad de la operación en sí misma si no por todo lo que estaba en juego: ni más ni menosque el futuro de la industria espacial rusa. Ahora, pese a los problemas acumulados, se vislumbra la luz al final del túnel.

Lo tenemos Houston, dijo el comandante del Atlantis, Jim Wetherbee, una vez logrado el acoplamiento.
Quien más agradeció estas palabras y el éxito de la una maniobra que ha mantenido con el corazón encogido a los responsables de la NASA y del Centro de Control de Vuelos Espaciales ruso, que fue el astronauta norteamericano, Michael Foale. Y es que ha pasado seis meses en el espacio en los que le ha pasado de todo.
Foale ha asistido desde un lugar privilegiado a la serie más negra de la historia espacial mundial.
Ha ayudado a apagar un incendio; ha visto como el ordenador central de la nave se averiaba cuatro veces consecutivas dejando a la MIR a la deriva; ha tenido que tirar de cartuchos de oxígeno por falta de una correcto ventilación a bordo; ha ejercido mucho más de electricista, bombero o fontanero que de cosmonauta... Y se ha tenido que encomendar a todos los Santos, junto a sus compañeros rusos, después de la colisión acaecida el 25 de Junio entre la estación y la nave de carga Progress TM-34 que despresurizó el módulo Spektr, precisamente el habitáculo reservado para Foale. Ahora será sustituido por David Wolf, quien antes de salir rumbo a la MIR se despidio de los suyos con un Feliz Navidad, ya que pasará tan entrañables fiestas a 400 kilómetros de la Tierra, sobre el mar Caspio.
La maniobra de amarre entre la MIR y el Atlantis, que permanecerán unidos los próximos seis días, estrenó un nuevo sistema europeo diseñado para operaciones de este tipo que aumenta la seguridad. No obstante, tanto los siete tripulantes de la nave norteamericana como los tres de la base rusa se mantuvieron alerta en todo momento. y eso que el acoplamiento entre ambos ingenios se llevó a cabo a una velocidad de solo 3 centímetros por segundo.
El Atlantis, además de 1400 litros de agua, comida, medicamentos y material de reparación con un total de 2,4 toneladas de peso, llevo a la MIR un regalo muy especial: un nuevo ordenador que sustituirá al hasta ahora utilizado, que ha fallado más que una vieja escopeta de feria.